sábado, 5 de diciembre de 2009

Pais Garza Real


siempre volver a Don Francisco Madariaga, a su país de rios con solazos y reflejos, iguanas, pendencia y ternura...


Gauguin en la antesala

En un país de funcionarios arde el tiempo
de las familias asesinas.
Niñas que cargan la belleza de sus primeros
esplendores,
pero luego descargan sus collares,
depositan sus aros en los brillantes ventanales
de un cuarto de parientes.
Y Gauguin, rehuyendo los terrores del tiempo,
enjoya las bahías,
las doncellas del brujo,
las manos de los ojos,
ojos de los cabellos,
los ojos de los ojos del perfume.


FRANCISCO MADARIAGA

3 comentarios:

Dina dijo...

ojos de fuego.

María Eugenia Rossi Gallo dijo...

arte en tiempo perenne...

ojos de suri dijo...

Tremendo poema.
Bello. Político.
Esa otra plástica de las pinceladas de las palabras.
Beso!