domingo, 20 de septiembre de 2009

John Donne

POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS

Ningún hombre es en sí
equiparable a una isla;
todo hombre es un pedazo del continente,
una parte de tierra firme;
si el mar llevara lejos un terrón,
Europa perdería
como si fuera un promontorio.
como si se llevara una casa solariega
de tus amigos o la tuya propia.
la muerte de cualquier hombre me disminuye,
porque soy una parte de la humanidad.
Por eso no preguntes nunca
por quién doblan las campanas,
están doblando por ti.

John Donne, Inglaterra-1572-1631

1 comentario:

Angus dijo...

Por quién doblan las campanas es mi novela favorita.