sábado, 25 de abril de 2009

todo por un sombrero

foto: Sebas Miquel




No les pasa que hay cúmulos en el aire, señales, constelaciones de sentidos que se nos aparecen, nos insisten? Y no tenemos más remedio que unir todas las piezas sueltas que se nos aparecen para armar el gran puzzle?.

A mi siempre me pasa. Y me agarra sorpresivamente. Estos dias me estoy acordando, fuertemente, mucho, excesivamente, de Olga.

Pero tambien, a la vez, ando desde hace un tiempo detrás de este poema de Francisco Madariaga que una vez le escuché recitar con esa cadencia inconfundible de criollazo de su "pais garza real".

Hoy di con ese tesoro, inexplicablemente.

Uniendo ambas cosas, me doy cuenta que el poema de Don Francisco está dedicado a Olga!

y lo que es más increíble, en este momento tengo puesto un sombrero!...

disfrutenlo!







Rasgada de topacio



A Olga Orozco, 1991


Le dije que se pusiera su sombrero
y dejara deslizar una arboleda de sol
por la orilla del mar.
Había tanta sonrisa en su boca sonora
y a veces frecuentaban sus labios los
bares del coral.
Su memoria barría los barrotes de todas
las prisiones.
Era la hija del sombrerero de dios que pasaba
en un celeste y rojo carruaje,
ardiendo de amor al regreso de los reales
horizontes,
y en el olor a su carrera de ayudante
salida del polvo de las hadas,
su tránsito real ardía ahogado por la
sangre de pleamar.
Ayudante rasgada de topacio en el corazón
de la inmortalidad.



Francisco Madariaga (poeta argentino)

del libro "Pais Garza Real"

2 comentarios:

mar dijo...

que lindo Juliiiii

me emocioné!!!

ojos de suri dijo...

Qué hermoso!!!!
Eso es amorrrrrrrrr.