sábado, 1 de noviembre de 2008

suite

Foto: Sebastian Miquel




Felices o desgraciados, los acontecimientos extraordinarios no cambian el alma de un hombre, sino que la precisan, como un golpe de viento que se lleva las hojas muertas y deja al desnudo la forma de un árbol; sacan a la luz lo que permanecía en la oscuridad y empujan el espíritu en la dirección en que seguirá creciendo (...)



IRENE NEMIROVSKY "Suite Francesa"

1 comentario:

Dina dijo...

Precioso Julia.
A veces mi espíritu tiene miedo a crecer y exponerse.
Ya tengo marcas;cicatrices y tatuajes del alma.
Somos esto.
Un beso grande